El fin de la Pandemia

Un experimento mental de la Universidad Johns Hopkins*

En el año 2017, el Centro para la Seguridad Sanitaria de la universidad Johns Hopkins publicó un documento en el que se establecía un posible escenario pandémico. Lo situaban entre los años 2025 y 2028 (En el caso real, entre 2019-2022). El SARS se denominaba SPARS porque la paciente cero era una misionera de la Iglesia Baptista de Sant Paul (SP) en Minnesota (USA) (En el caso real, se trata presuntamente de un individuo que se contagia al comer una sopa de murciélago en el mercado de animales exóticos de Wuhan). Se había contagiado en Filipinas de un virus infeccioso que provocaba neumonías severas como el SARS y el MERS. El primer problema surge cuando los viajes de Acción de Gracias y el Black Friday de finales de 2025 trasladan el virus más allá de las fronteras estadounidenses y la OMS se ve obligada a declarar posteriormente la situación de crisis global.

Desde el principio, surgen tratamientos antivirales para paliar la situación. El más prometedor es el Kalovicir (Remdesivir), que ya había sido utilizado de manera eficaz contra otros coronavirus. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos contrató a una gran empresa farmacéutica denominada CynBio (Pfizer y Biontech) para producir una vacuna basada en una vacuna animal anteriormente desarrollada (En el caso real se trata de una terapia génica experimental con ARN mensajero. Básicamente, se trata de una nanopartícula lipídica, que rodea al ARN que será la vacuna y hace dos cosas: primero, protege el ARN de la degradación. En segundo lugar, interactúa con las células para permitir que entre el ARN. Luego, el ARN se puede liberar para que la célula produzca la proteína que desea. La versión con ARN atorreplicante se ha investigado para la curación del cáncer y otras patologías como el sarampión). El secretario del HHS invocó la Ley de preparación pública y preparación para emergencias (Ley PREP, aprobada en 2015) para proporcionar protección de responsabilidad para el fabricante y los proveedores de vacunas. La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos), los CDC (Centros de Control y Prevención de Enfermedades) y los NIH (Institutos Nacionales de Salud) proporcionaron comunicaciones aparentemente contradictorias sobre la seguridad y eficacia de Kalocivir.

La vacuna sigue ganando terreno en febrero de 2026 (2020), pero en marzo surge otro antiviral VMax (En el caso real, se trata de la dexametasona, que fue investigada en marzo por el estudio RECOVERY dirigido por la Universidad de Oxford), aprobado por la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido. En abril, el CDC publica una tasa de letalidad actualizada (y significativamente más baja) en los Estados Unidos; la percepción de menor riesgo provocó una caída del interés público. A pesar de los datos que indican que el coronavirus SPARS tiene una mortalidad muy baja, la producción de Corovax, la vacuna SPARS producida por CynBio, está muy avanzada en mayo de ese año y no se la detiene. Para avivar el interés (y el miedo) que puede suscitar el coronavirus, las agencias federales iniciaron una campaña de comunicación utilizando figuras públicas conocidas.

En junio, Corovax entró en la etapa final de su revisión acelerada y la capacidad de producción fue aumentada. ACIP (Comité Asesor de Prácticas de Inmunización) de los CDC anunció los grupos prioritarios que iban a obtener la vacuna. Para priorizar la distribución del suministro limitado de Corovax, el gobierno federal solicitó que los estados reportaran información resumida para los registros médicos electrónicos de los pacientes para estimar el número de personas en poblaciones de alto riesgo. Este esfuerzo se encontró con la resistencia del público, que protestó por el acceso del gobierno federal a su información médica privada.

El programa de vacunación Corovax encontró resistencias de varios grupos: defensores de la medicina alternativa (Médicos por la Verdad), musulmanes (dado que la vacuna era de origen porcino. En nuestro caso, se trata de una terapia génica), afroamericanos (debido al tema de la inclusividad) y activistas antivacunas. Inicialmente operando de forma independiente, estos grupos se unieron a través de las redes sociales para aumentar su influencia. En noviembre, el movimiento antivacunas, formado a raíz del brote de sarampión de 2015 en Estados Unidos, reavivó sus esfuerzos para combatir con el supergrupo antivacunación global. Por lo tanto, la FDA, los CDC y otras agencias federales también redoblaron sus esfuerzos de comunicación para promover la campaña Corovax. En ese mismo contexto, se notificó un número creciente de casos de neumonía post-SPARS en todo el país. Es decir, una segunda ola.

En diciembre, las agencias federales iniciaron un programa de comunicación de vacunación que involucraba anuncios en internet y se iniciaba el programa de vacunación extendido a nivel global.

En abril de 2027 (2021), mientras se vacuna a la población mundial, surgen análisis epidemiológicos independientes y de múltiples fuentes científicas sobre los efectos secundarios de Corovax que entra en conflicto con los informes federales oficiales y de los organismos internacionales. Los análisis independientes ganaron popularidad en medios tradicionales (Mass Media) y redes sociales. Los intentos del gobierno de responder con datos y comunicados de prensa fracasaron en gran medida.

En mayo, los informes sobre los efectos secundarios de Corovax comenzaron a ganar terreno. Varios padres de niños que experimentaron síntomas neurológicos después de recibir la vacuna, demandaron al gobierno federal y CynBio (estaba protegida por el gobierno desde el principio mediante la Ley PREP igual que Pfizer y Biontech. Cabe señalar que los grupos de riesgo del SPARS son justo los opuestos al caso real: 1) niños de 1 a 18 años; 2) jóvenes con problemas respiratorios crónicos de 19 a 22 años; 3) embarazadas) La demanda fue retirada cuando se enteraron de que la indemnización de fondos estaba disponible a través de la Ley PREP y la Compensación Nacional por Lesiones por Vacunas a fondo fiduciario. Es decir, había una regulación para heredar una paga tras el fallecimiento de la persona vacunada.

Estas reclamaciones fueron abortadas hasta que en noviembre (una vez que toda la población se supone que estaba vacunada) surgieron informes iniciales de efectos secundarios a largo plazo de la vacuna Corovax. Estos informes surgieron principalmente de personas vacunadas prioritariamente (grupos de alto riesgo) y fueron pocos en número. Con pocos datos disponibles y numerosas condiciones preexistentes (patologías previas), los estudios no pudieron identificar una asociación estadísticamente significativa con ningún efecto adverso de los indicados. Las reclamaciones de indemnización se suspendieron indefinidamente hasta que se pudieran obtener más datos y completarse el análisis.

En respuesta a la demanda pública de compensación por efectos secundarios a largo plazo, el secretario de HHS invitó al Congreso a realizar una investigación independiente del proceso de compensación para aliviar preocupaciones sobre irregularidades. El público y los medios presionaron al Congreso para aumentar los fondos autorizados para la compensación en virtud de la Ley PREP.

En el verano de 2028 (2022), se declaró oficialmente que la pandemia de SPARS había terminado; sin embargo, los expertos siguieron preocupados por los reservorios de animales domésticos y la posibilidad de futuros brotes.

***

* El experimento mental es objeto de reflexión y estudio anticipatorio de un evento probable. He traducido del inglés el documento y he tratado de ser riguroso en el resumen del cronograma planteado.

Fuente: SPARS-PANDEMIC-SCENARIO

5 comentarios sobre “El fin de la Pandemia

  1. Muy interesante la relación, solo me surgió duda en lo de murciélago sin relación con NBS-4 Winnepeck que se planteó originalmente como una fuga del virus hacia el NBS-4 Wuhan por una pareja de científicos chinos y de ahi se escapó.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Gilberto. Hasta ahora se desconoce la identidad del paciente cero.
      Noticia de hoy:
      Un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que llegó a Wuhan para investigar el origen de la COVID-19 ha terminado la cuarentena de 14 días para empezar su misión. Hasta ahora no se han hecho comentarios a la prensa sobre la investigación; se sabe que van a estar en la ciudad china dos semanas y que la línea de trabajo se centrará en la fuente animal del SARS-CoV-2.
      Un saludo.

      Me gusta

  2. No estoy muy confiado de la investigación de la OMS, pero ni modo, es lo que hay. Es bueno analizar otras líneas de investigación. Si llama la atención que el pais más poblado de la tierra logró controlar el virus, algo que USA no ha logrado.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s